Trastornos del sueño

Trastornos del sueño

Se han descrito tres formas de trastorno del sueño relacionado con la respiración:

1. Síndrome de apnea obstructiva del sueño

  • Forma más frecuente de trastorno del sueño.
  • Se caracteriza por episodios repetidos de obstrucción de las vías aéreas superiores (apneas o hipoapneas) durante el sueño.
  • Esta forma del trastorno del sueño,  suele incidir en individuos con sobrepeso y conducir a un estado de somnolencia excesiva.
  • Se caracteriza por ronquidos intensos o inspiraciones bruscas breves que alternan con episodios de silencio respiratorio que suelen durar 20-30 seg.
  • Es típico que el individuo lleve años siendo un gran roncador, incluso desde la infancia, pero es el aumento de intensidad de este síntoma lo que le lleva a la consulta.
  • En ocasiones el final de una apnea se asocia a fuertes ronquidos, inspiraciones bruscas, gemidos o murmullos, o movimientos de todo el cuerpo estruendosos.

2. Síndrome de apnea central del sueño

  • Se caracteriza por interrupciones episódicas de la ventilación durante el sueño (apneas o hipoapneas) en ausencia de obstrucción de las vías aéreas.
  • Son más frecuentes en las personas de mayor edad como resultado de enfermedades cardíacas o neurológicas que afectan la regulación de la ventilación.
  • El principal motivo de consulta suele ser el insomnio debido a frecuentes despertares.
  • La persona también puede ser roncador de carácter leve, aunque no suele acudir a la consulta por este hecho, dada su poca relevancia.

3. Síndrome de hipoventilación alveolar central

  • Se caracteriza por un deterioro del control de la ventilación que determina niveles arteriales de oxígeno bajos, agravados sobre todo durante el sueño.
  • Esta forma de trastorno del sueño relacionado con la respiración incide casi siempre en individuos con sobrepeso y puede asociarse tanto a somnolencia excesiva como a insomnio.
Síntomas

El motivo más frecuente de consulta de las personas que sufren trastornos del sueño es la somnolencia excesiva, a causa de los intentos por respirar de forma normal durante la noche.

También pueden presentar episodios nocturnos de molestias torácicas, atragantamiento o sofocaciones.

Al despertarse, es típico que estas personas tengan la sensación de sentirse más cansados por la mañana que cuando se fueron a dormir y es frecuente que tengan gran sequedad bucal.

La somnolencia provoca a veces alteraciones de la memoria, dificultad para concentrarse, irritabilidad, cambios de la personalidad, trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad. En el caso de los niños con trastornos respiratorios del sueño tienen a veces un retraso del desarrollo y dificultades para el aprendizaje.

¿Qué hacer?

Es importante que consulte a su médico indicando los síntomas que presenta, de manera que pueda realizarle un buen diagnóstico y así llevar el tratamiento más efectivo.

Además de una evaluación completa es probable que se le realice una polisomnografía nocturna, a fin de determinar un tratamiento personalizado.

Comunmente se requiere del uso de un equipo CPAP, el cual administra cierta cantidad de aire a determinada presión por medio de una máscara. Si bien al principio puede resultar algo incómodo el uso de la misma, el hecho de respirar con normalidad y descansar adecuadamente hace que las personas se acostumbren rápidamente.

< Volver a biblioteca